martes, 20 de mayo de 2008

Plata yvyguy

Cuando mi papá compró los terrenos en Paraguay, nos llegaron rumores que en uno de los terrenos se había encontrado una campana de oro, asique esa idea me dio vueltas en la cabeza varios años..

Una tarde estaba bien al pedo, pero bien al pedo. Tan al pedo que decidí buscar algún tesoro enterrado.. No podía agarrar una pala y empezar a hacer pozos por todos lados, asique opté por una varilla de hierro.
Escuché varias veces, que los tesoros se enterraban cerca de algún árbol o algún cocotero, justamente me coloqué a unos 2 metros de un cocotero y empecé a enterrar el hierro en la tierra..
Probé varias veces y no pasaba nada, yo presumía que con la varilla podía sentir la tapa del cofre del tesoro o algo de metal, asique seguí probando.

Hasta que después de meter el hierro casi 1 metro en la tierra...
Siiiii, sentí un tope, algo no me dejaba seguir. Daba por hecho que era la tapa del baúl!!!! (¿?)
Ya esta!!!
Voy a probar que hay dentro dije, entonces con fuerza perforé la madera del cofre y seguí undiendo la varila.
Toc, sentí el fondo, le calculé que tenía de profundo unos 30 cms el cofre. Pero no percibí ningún metal .

Y bué, me falta agarrar la pala y hacerme millonario, asi de fácil!!!!
Pero primero voy a sacar el hierro me dije. Lo estiré hacia arriba y a medida que la varilla salía, se percibía un olor horrible, nauseabundo.
En ese momento Ogui pasa a mi costado y se me queda mirando. Tardó 2 segundos en sentir el olor, y menos en decirme "Pelotudo!!! perforaste el caño de la cloaca!!!!"

Los grandes tesoros que hubiera podido encontrar, se convirtieron en grandes teresos...

2 comentarios:

Rebeca Tamara dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Eso nomas queria decir. Chau

So Journer dijo...

jajajajaja